INDICE



Una invitación a cumplir mi sueño de okupación rural: ""¿A que estas esperando?""Agosto2010... (...)

viernes, 6 de mayo de 2011

¿Que mosca le picará a Rusia?

Recibimos de nuevo un mensaje sobre Rusia en febrero pasado.
Pero como siempre tengo tantas cosas que decir, aun hasta ahora no me había
acordado de comentarlo.
Eran dias con fiebre de excursiones. De hacer la comida, meterla en tapper
coger mochila y tirar para el monte a investigar nuevos territorios y horizontes. El tiempo era ideal, ni demasiado calor ni demasiado frío.
Y al llegar la hora de la comida esta sabía a gloria tras el esfuerzo fisico realizado.
Pero aquel dia yo tenía prisa por lo cual ya no hicimos la comida (bueno quien cocina es el hermitaño jiji)
y el simplemente metió pan, latas y fruta en su mochila todo reciclado por el en los supermercados.
Yo quise llevar mi propia comida que era simplemente un bote de plástico con muesli y frutas.
(pero al final terminé comiendo mas de la mitad de la mercancía del hermitaño)
Caminando en poco tiempo estás muy lejos y al poco rato me entraron ganas de "ir al baño" (que lata) y me interné entre picos y vegetación. Pero entonces encontré lo que nosotros llamamos "un tesoro". Un escondite entre picos lleno de decenas de objetos utiles abandonados por un grupo de hippies que debieron de hacer allí una fiesta
nocturna o acampada: mochilas, mantas, latas de conserva, sandalias de cuero, de plastico, gorros, guantes, chaquetones de montañero, tenedores cucharas...etc.
Algunos de estos objetos estaban estropeados por la lluvia como por ejemplo libros y novelas.
Aun asi yo cogí dos y en casa les hice un tratamiento de secado al sol.
Uno trataba sobre templarios y otro se llamaba "Ebano". El hermitaño devoró esta ultima novela en unos dias y cuando la terminó dijo que se sentía como cambiado como si hubiese venido de un largo viaje. Se dá la coincidencia de que la novela trata de cómo algunos árabes exclavizaban a algunos africanos. Un tema que en estos dias es muy actual a pesar de que la novela tenía muchas décadas de antiguedad. En los bolsillos de un chaquetón encontré documentación sobre su dueño y por las fechas descubrí que todo aquello tirado en el monte llevaba sobre un mes y medio abandonado a lluvias e inclemencias.
Dentro de un neceser encontré una cuchara algo quemada en el centro y deducimos por ello que aquellas personas habían consumido drogas.
El hermitaño y yo cogimos rápido lo que mas nos interesaba pero como aún habíamos comenzado el viaje no podíamos cargar con todo aquello y el decidió hacer un escondite
entre la maleza y recogerlo cuando pasásemos de vuelta. Como siempre, discutimos porque el decía que lo que había cogido era importante o util y lo mío solo eran tonterías innecesarias o que me dormía mirando las cosas y que había que salir de allí rápido porque era una zona peligrosa en la cual sólo había que estar de paso.
Pero antes de salir de aquel monte volvimos a encontrar otro "tesoro": había por el suelo varios periódicos esparcidos y nos llevamos la sorpresa de que tenían 20 años de antiguedad . Entonces nos agachamos a curiosearlos. Yo dije que tenían un valor para los coleccionistas de antiguedades pero cuando les di la vuelta vi que tenían una pegatina donde indicaban que pertenecían a una universidad. Entonces sospeché que quizás habían sido robados y decidimos dejarlos donde estaban. Pero nos fijamos en que uno de los artículos del periódico hablaba sobre Gorbachov y Rusia.
Sobre dos horas mas tarde estamos a muchos kilometros, en otro monte dispuestos a comer nuestros bocadillos. Habíamos traído con nosotros periódicos actuales para sentarnos y para no ensuciar los alimentos. Mientras comíamos nos llevamos la sorpresa de que una de las hojas de periódico situada enfrente de nosotros tiene una foto de Gorbachov antigua...¡de hacía 20 años justamente! Allí en aquel periódico actual, estaban repitiendo la misma noticia que horas antes habíamos encontrado en un periódico antiguo de hacía 20 años.
Entonces supe que allí había un mensaje. Cojo el periódico y leo la noticia. En ella decían que algunos rusos estaban nostálgicos y arrepentidos de lo que había hecho Gorbachov.
Que los rusos estaban divididos; unos a favor y otros en contra.
Entonces caigo en la cuenta y me llevo una sorpresa muy grande por la coincidencia: recuerdo que meses antes; en Diciembre del 2010, yo había tenido un sueño extraño sobre Rusia: en el Rusia decía que dejaba de ayudar a la gente necesitada de otros países porque necesitaba toda su energía para sí misma y que dejaba de exportar petróleo.
Y España respondía a esto: pues yo también. Pues yo también me encierro en mi misma".
La conclusión que yo saco a todo esto es que parece estar indicando una vuelta al comunismo o economía cerrada o algo así.
Lo cual; visto como está el panorama económico mundial no me parece nada descabellado, es mas, puede llegar a ser algo a lo que se vean obligados aunque no quieran.
Pero yo cuando tube ese sueño en Diciembre aún no habían estallado las revueltas árabes ni se habían asustado" de la energía atómica ni había encontrado el periódico de los 20 años. Por todo lo cual no sabía bien que quería decir ese sueño y lo único que por aquel entonces encontré parecido fué el dato de que 2011 era el año de un pacto o conmemoración o aniversario entre Rusia y España.
Después de nuestra frugal comida continuamos nuestras andanzas y aventuras por el monte. Descubrimos con grata sorpresa que el monte lejano que habíamos ido a investigar no sólo tenía fuentes y riachuelos si no también una zona perfecta y escondida para el cultivo de hortalizas.
Aun asi continuamos avanzando e investigando otros montes. Un grupo de chicas excursionistas se cruzan con nosotros cuando entramos en un monte. Tiempo mas tarde, el mismo grupo de chicas se disponen a entrar en ese monte justo cuando Esparrou sale de el, pero solo, sin mi compañía. Y las chicas se miran unas a otras extrañadas. "¿Que
habría sido de la chica?" dijo el hermitaño que parecía que se preguntaban con la mirada.
Pero lo que sucedió es lo de siempre: que yo quería ir por un camino y el por otro. Y discutimos. Y al final cada uno fué por libre, no sin antes escuchar los gritos del hermitaño:
-¡Como te suceda algo malo yo no te voy a rescatar ni a avisar a nadie! ¡Allá tú!
Y claro yo me fuí sola valiente pero también con algo de miedo. Lo curioso es que en el monte no sucedió nada malo. Donde me sucedió algo peligroso fué al acercarme a la
ciudad. De pronto, un chico joven, casi un adolescente, comenzó a perseguirme. A mi mente llegó la impresión de que aquel chico era conflictivo e iba armado con un cuchillo.
Yo al principio aceleré el paso pero luego decidí caminar normal y dejar que el chico me alcanzase. Me tranquilizaban varias cosas, una de ellas, el hecho de que caminábamos al lado de una carretera muy transitada por los coches.
Al llegar a mi altura el chico comienza a preguntarme si voy hacia la ciudad. Y comenzamos a charlar. Cuando llegamos a la ciudad me invita a tomar un refresco en la parte exterior de un bar. Yo al principio le digo que no puedo que llego tarde a mi casa y el chico me responde:" ¿Como vas a llegar tarde a casa si me acabas de decir que eres una sintecho? Y entonces nos reímos y seguimos charlando.
Noto como varias veces los dueños del bar salen disimuladamente pero nerviosos afuera para vigilarnos e intuyo que saben algo alarmante sobre el chico y quisieran avisarme pero no se atreven. En medio de la conversación el chico me cuenta que va armado con un cuchillo pero que no me lo enseña para no asustarme. Yo le respondo que si, que mejor que no me lo enseñe pero entonces para llevarme la contraria me lo enseña y mas que un cuchillo era un puñal gigantesco estilo arabe, con la hoja algo retorcida y me pregunto como no tendrá miedo de quedarse capado con semejante puñal metido en la entrepierna.
Mientras tanto, el hermitaño regresaba por su propia cuenta y se internaba en el "monte de los tesoros" a recuperar la mercancía que había escogido y escondido entre la maleza. Pero como estaba enfadado recogió lo suyo pero no recogió mis tesoros y aun tengo pendiente ir a recogerlos.
Si es que aún siguen allí, claro.

No hay comentarios:


Otal